miércoles, 24 de diciembre de 2014

¿Su rostro refleja la melancolía o el gozo?

No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.
Lucas 2:10-11

Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.
Juan 20:20


Basta con tomar un transporte público, por ejemplo el metro, el bus o el tren, para leer en muchos rostros el desánimo o la tristeza debido a las preocupaciones de la vida cotidiana. Para los que no tienen otro horizonte que esta tierra, no hay nada más comprensible. A las noticias, a menudo preocupantes, difundidas por los medios de comunicación se añaden todos los problemas personales y familiares.
El cristiano también pasa por dificultades, pero el gozo permanece en el fondo de su corazón. La melancolía no debería ser su estado espiritual habitual. Si acostumbra pasar cada mañana un momento con Dios mediante la lectura de la Biblia y la oración, su rostro puede reflejar la serenidad durante todo el día.
Se cuenta que un día de Navidad alguien llevó una niña pobre a una clínica cristiana. La pequeña escuchó la historia de Jesús y se llenó de gozo.
–¡Ah, qué contenta estoy aquí!, dijo a la enfermera. ¿Usted sabía que Jesús nació?
–Por supuesto, dijo la enfermera.
–¿Lo sabía? Pues no parece.
–¿Por qué?, preguntó la enfermera un poco sorprendida. Y enseguida comprendió que su rostro adusto contradecía ese gran tema de gozo que decía conocer.
Jesús nació, murió por nosotros, resucitó y está todos los días con nosotros si depositamos nuestra confianza en él. ¿No le parece una razón más que suficiente para que nuestro corazón cante de gozo todo el día?


Fuente: La Buena Semilla

lunes, 10 de noviembre de 2014

Un perdón inmerecido

Cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia.
Romanos 5:20

Su benignidad te guía al arrepentimiento.
Romanos 2:4

Un perdón inmerecido

El proceso de un asesino en serie terminaba. Las familias de las víctimas se expresaron por turno. Cada una pasó adelante y describió el dolor y la amargura que sentía. El acusado guardaba silencio sin manifestar la menor emoción. Por último una señora mayor, madre de una de las víctimas, avanzó y, mirando al asesino a los ojos, pronunció estas extraordinarias palabras: «Lo perdono».
En medio de la sorpresa general, el acusado se dio vuelta, se echó a llorar y por primera vez confesó su vergüenza, sus remordimientos… El perdón no borró el horror de sus crímenes ni cambió la decisión del tribunal, pero hizo que las lágrimas del arrepentimiento brotaran.
Este relato ilustra el poder de la gracia de Dios, quien desde hace mucho tiempo podría haber perdido la paciencia debido a todas las acciones de egoísmo y maldad del ser humano. Sin embargo, aún hoy Dios ofrece su perdón al culpable. ¡Pero el perdón de Dios es muy diferente al que mencionamos anteriormente! ¿Por qué? Porque el perdón de una víctima al acusado no cambia en nada la sentencia que éste merece y que debe ser ejecutada. Dios es justo, pero nos amó tanto que dio a su Hijo unigénito para que sufriese el castigo en nuestro lugar. “El castigo de nuestra paz fue sobre él” (Isaías 53:5).
Si creo que Jesús murió por mí, soy indultado. No permanezcamos insensibles a esta inmensa bondad de Dios que nos invita a arrepentirnos. ¡Confesémosle nuestras faltas, la maldad de nuestro corazón, y aceptemos el perdón que nos ofrece!

Fuente: © Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

lunes, 20 de octubre de 2014

El socorro viene de Dios

He aquí, Dios es el que me ayuda.
Salmo 54:4

Porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré.
Hebreos 13:5

Danos socorro contra el enemigo, porque vana es la ayuda de los hombres.
Salmo 60:11

Si nadie cuida de un recién nacido, éste deja de vivir al cabo de pocas horas. Sucede lo mismo al otro extremo de la vida. Las personas muy ancianas a menudo dependen de los cuidados de sus familiares o del personal de un asilo. Incluso cuando estamos en la plenitud de la vida necesitamos a los demás. ¿Quién podría vivir solo, sin ser escuchado, cuidado y animado?
El querer actuar solo, sin escuchar los consejos, sin captar el valor de lo que otros pueden aportarme cada día, no es un signo de madurez.
El problema es que la ayuda que los demás nos dan es limitada. Hay ámbitos en los que sólo Dios puede ayudarnos. Sin embargo, ¡qué lentos somos en reconocerlo! Queremos apoyarnos en nuestras capacidades, en nuestra inteligencia, en nuestros amigos, apoyos que sin duda son útiles en su momento, pero no logran llevar a cabo lo que únicamente Dios puede operar. Sólo él puede perdonar todas nuestras faltas y darnos una nueva vida espiritual, el poder para ser victoriosos sobre el mal que nos asedia y la fuerza para hacer el bien.
¿Estamos dispuestos a recibir la ayuda de Dios? Dejemos de lado nuestro orgullo, todo sentimiento de autosuficiencia, y acerquémonos confiadamente al Señor para recibir su socorro. Él “es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones” (Salmo 46:1).

Fuente: © Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Radio Cristiana Evangélica - RBI

RBI (Radio Bíblica Independiente) es una obra misionera radial que difunde la palabra de Dios las 24 hs. Los 365 dias del año desde el año 1998. Sin publicidad ni sponsors, dependemos exclusivamente de la Gracia de Dios. Programación 100% cristiana para edificar y principalmente para predicar el evangelio a toda criatura en todo lugar y momento.

martes, 2 de septiembre de 2014

Radio Bíblica Independiente - Escuela Bíblica Emaús

ECS Ministries International, entidad que distribuye los Cursos Bíblicos Emmaus por todo el mundo, se complace en darle una cordial bienvenida.
Los Cursos comenzaron a ser distribuidos hace casi sesenta años y ahora están siendo estudiados en más de 105 países y en más de 125 idiomas, alcanzando casi un millón y medio de cursos estudiados cada año.

Misión:

“Dar la Palabra de Dios al mundo”

Inicios:

La Escuela Bíblica Emmaus se inició en Toronto, Canadá en 1942, con el objeto de brindar ayuda para el estudio de la Biblia a creyentes que no podían asistir a las clases presenciales y a militares.

Características:

- Fundamento bíblico: Cada curso motiva al estudiante a buscar las respuestas a sus preguntas e inquietudes en la Biblia que es la Palabra de Dios.

- Programa sistemático: Contiene más de 40 cursos ordenados en 3 niveles:
Fundamento, Intermedio y Avanzado.

- Horario flexible: El estudiante puede elegir el tiempo de su estudio.

- Asesoría personalizada: El estudiante recibe respuestas a sus preguntas de una manera personalizada.

- Bajo costo: Los costos reales de los Cursos son altos, pero por el aporte de muchos creyentes que desean que la Palabra sea difundida, estos costos son menores para los estudiantes regulares.

- Certificados y Diplomas: Con cada Curso se entrega un certificado con la nota obtenida. Además por cada nivel completado se entrega el Diploma correspondiente.

Beneficios: 


El conocimiento adquirido de la Palabra de Dios, posibilita al Espíritu Santo obrar poderosamente, trayendo cambios profundos en el carácter y la cosmovisión del estudiante; los mismos que le capacitarán a servir a Dios, difundiendo la Palabra al mundo.

Utilidad:

-Promueve el Crecimiento espiritual
(II Pedro 3:18)
- Ayuda al cristiano a asumir Defensa (Judas 3)
- Es apta para la Evangelización
(Hebreos 4:12)
- Puede ser muy bien aplicado en el Discipulado (Mateo 28:18-20).
- Capacita para el Servicio cristiano
(II Timoteo 2:15).




martes, 19 de agosto de 2014

La fe de Job

Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.
1 Pedro 1:7-9

La fe de Job

La antigua historia de Job es muy conocida, su pobreza incluso pasó a ser proverbial. Este hombre lo había perdido todo: sus hijos, su ganado y su casa. Tenía una úlcera muy grave que lo hacía sufrir de los pies a la cabeza. Su mujer terminó diciéndole: “Maldice a Dios, y muérete” (Job 2:9). Sus amigos, en vez de animarlo, lo acusaban. Pero en medio de esa situación tan difícil, Job exclamó: “Yo sé que mi Redentor vive… y mis ojos lo verán” (Job 19:25, 27).
¡Qué admirable fe brillaba en Job! ¡Lo había perdido todo, pero le quedaba Dios! Sabía que tenía un Redentor, un Salvador vivo, y que un día, incluso si su carne volvía al polvo, iba a verlo con sus propios ojos a través de un cuerpo nuevo. ¿Qué grado de conocimiento tenía este hombre que vivía en tiempos tan antiguos? No lo sabemos. Lo que cuenta es su seguridad y su inquebrantable confianza en Dios.
¡Qué ejemplo para nosotros! Hoy tenemos la Biblia, la Palabra de Dios y el Espíritu Santo que nos ayuda a comprenderla; como cristianos, conocemos mucho mejor que Job a nuestro Redentor, el Señor Jesús. Él mismo prometió que vendría a buscarnos para llevarnos con él. Dediquémonos en todo tiempo, tanto en los días felices como en los días difíciles, a alimentar nuestra alma con esta gran esperanza: Nuestro Redentor vive y pronto vendrá a buscarnos. “Sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es” (1 Juan 3:2).

Fuente: © Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

viernes, 11 de julio de 2014

sábado, 19 de abril de 2014

Como cordero fue llevado al matadero

Isaías 
53:1 ¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? 
53:2 Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos. 
53:3 Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. 
53:4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 
53:5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.
53:6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. 
53:7 Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. 
53:8 Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. 
53:9 Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.
53:10 Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. 
53:11 Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. 
53:12 Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores. 

lunes, 31 de marzo de 2014

Salmo 19:14

Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Autor desconocido

La recibisteis (la palabra de Dios) no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes.
1 Tesalonicenses 2:13

Siendo renacidos… por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.
1 Pedro 1:23

Autor desconocido

En abril del 2002 se encontró, en una sala de archivos del museo Cooper Hewitt, en Nueva York, un dibujo del gran artista Miguel Ángel. En 1942 ese cuadro, de 500 años, había sido comprado en una subasta por una suma irrisoria (60 dólares) y clasificado como una obra de poco valor. Desde que fue hallada, varios expertos certificaron que esa obra era realmente un auténtico dibujo del célebre artista. Hoy en día ese cuadro vale millones de dólares. Uno de esos expertos afirmó: «Podemos reconocer a un Miguel Ángel al igual que reconocemos a un amigo». Durante mucho tiempo el valor de ese dibujo fue poco apreciado porque no se sabía quién era su autor.
Tal vez usted también posee un tesoro que ignora. Este tesoro es la Biblia. Quizá piense que es un libro importante desde el punto de vista cultural o religioso, como mucho otros. Esta es su opinión porque usted desconoce o no cree que el verdadero autor de la Biblia es Dios mismo. ¡No reconoció a su autor!
La Biblia es un tesoro que vale mucho más que millones de dólares (Salmo 119:72); es el mayor tesoro del mundo porque fue Dios quien inspiró a los escritores de todas las partes de la Biblia. En ésta se encuentran las inmensas riquezas de su gracia.
Lea la Biblia desde este ángulo: es la Palabra de Dios. Es su autor quien le da grandeza, la autenticidad de su mensaje y hace que éste sea vivo y permanente.


Fuente: La Buena Semilla

domingo, 2 de febrero de 2014

¡Alto Escúchame!

Alto escúchame
y no sigas caminando más
hoy debo decirte
lo que hizo Dios en mi.
Tienes que saber que un día
yo acepté al Señor,
soy un hombre nuevo,
y ahora vivo para El.

Coro:
            Qué alegría de ser, un testigo de Dios.
            Es sentirlo con fe, en el corazón.
            Y aunque todos me digan
            que esto no es verdad,
            yo lo siento en mi vida aun más.

Dios te quiere a ti, eres importante para El.
Tienes que aceptarlo ya,
ahora por la fe, y aunque tengas dudas
Dios después te las aclarará
deja el conformismo de este mundo y síguele.

jueves, 30 de enero de 2014

Hay que escoger

Os he puesto delante la vida y la muerte… escoge, pues, la vida, para que vivas… amando al Señor tu Dios, atendiendo a su voz.
Deuteronomio 30:19-20


Hay que escoger

Nuestra vida está entretejida de múltiples decisiones. Desde la mañana hasta la noche tomamos decisiones, algunas sin consecuencias y otras irreversibles.
Hay que tomar grandes decisiones, por ejemplo las relacionadas con los estudios, el trabajo, el domicilio, el matrimonio. Pero también hay decisiones de tipo moral: elegir entre el bien y el mal, entre la mentira y la verdad, la humildad y el orgullo, el egoísmo y la generosidad, la valentía y la cobardía… ¡Siempre tenemos que decidir! Cada uno tiene la responsabilidad de hacerlo.
La elección más importante es la de la fe: vivir con Dios o sin él. Esta elección tendrá consecuencias para nuestro futuro en la tierra y en la eternidad. En ese primer día del año, Dios dice a cada uno de nosotros: ¡Escoja la vida!
No cierre su corazón al llamado de Dios. Él tiene las palabras de vida eterna. No diga: «Todavía tengo mucho tiempo; tomaré una decisión más tarde», pues el tiempo pasa día tras día, y usted corre el riesgo de aplazar siempre la decisión. ¡Por supuesto, nadie escogería voluntariamente la muerte en lugar de la vida! Pero seguir en la indecisión equivale a rehusar la salvación de Dios.
En su Palabra Dios dice: “He aquí ahora el día de salvación” (2 Corintios 6:2). Desde que se reveló por medio de Jesucristo, “Dios… manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan” (Hechos 17:30). Escucharle y obedecerle es recibir la vida, la vida eterna, es tener en Jesús todo para vivir la verdadera vida. ¡Es tomar la buena decisión!

Fuente:  La buena semilla